Elementos filtrados por fecha: Martes, 17 Diciembre 2019

Martes, 17 Diciembre 2019 16:24

Mirar a través de los ojos del otro

Yo no se si por esto soy muy antiguo o muy moderno... pero el caso es que acabo de mandar un par de centenares de felicitaciones navideñas a parientes, amigos y personas a las que, o bien tengo mucho contacto con ellas, o bien a las que añoro. Cada una de las felicitaciones con su frasecica y su abrazo particularizado. Y con cada una que escribo rememoro mi amistad y mi aprecio, sintiendo que eso me hace bien.

Ya se que se trata de algo cuasi desaparecido, pero a mí eso de escribir unas letras, desear las fiestas, regalar lotería o llamar a las personas queridas me parece algo tan importante que no lo concibo como algo añejo o trasnochado, sino como un hábito muy necesario que permite que se abra un poquito tu corazón... y por eso no lo veo como antiguo sino como algo muy muy moderno.

Y en esa rueda de saludos navideños, mi querido amigo Roger Pla Farnós, un insigne cirujano con una larga trayectoria como gestor público, me envía desde Tarragona unas bellísimas fotografías que "robó" para mí mientras andaba por los senderos en las faldas del Montsant. Resulta que no hace muchos días tuve la gran dicha de recorrer esos parajes montanos del sur de Cataluña con Roger (y con otro amigo del alma, Pepe Expósito), y fueron tantas las alabanzas y expresiones de júbilo con las que viví la armonía de los paisajes domados por la mano del hombre en el Priorat, de la saludable energía y viveza del Bosque de Poblet, y de los alucinantes contrastes que la naturaleza, mecida por la mano del hombre, ha generado en el Delta del Ebro y su entorno,  que este amigo no ha podido sustraerse a mandarme esas fotografías, algunas de las cuales yo ahora os quiero compartir...

montsant 1

 

Montsant 2

 

Y las miro y requetemiro y me maravilla la sabiduría del hombre popular y de su arquitectura depurada, ya fuera para construir cobertizos, apriscos, cabañas o bancales. Donde la huella del hombre que se percibe en la arquitectura del paisaje está en plena conjunción y equilibrio con la bella dignidad de los edificios de antaño. Ya que la arquitectura popular (o vernácula, como nos suele gustar denominarla a los arquitectos) auna generalmente simplicidad y eficiencia constructiva con plasticidad y sobria elegancia. Además de un sentido de la integración en el lugar que ya lo quisiéramos para la mayoría de los edificios e infraestructuras actuales.

Pero el caso es que mientras que admiro esas fotografías se me viene a la cabeza una calificación que, al respecto, hizo mi insigne paisano andaluz, el escritor Antonio Muñoz Molina, al calificar a la arquitectura popular con el doble atributo de "modernidad y tradición"...

Y al recordarlo, me da la impresión de que la verdadera magia que se produjo durante esos días en los que viví cosas en Tarragona, fue que al compartir vivencias, senderos y charlas, pudimos también  hacerlo a través de las miradas, de los sentimientos y de la perspectiva cultural del otro. Por eso, cuando me vine sentí que una parte de mi corazón se había quedado en aquel hermoso rincón de Cataluña. Al igual que, seguramente, nuestros anfitriones pudieron contemplar también la esencia de su tierra a través de la mirada hermana, llena de afecto, de un andaluz. 

Así que, como veis, sin quererlo ni saberlo, mis pensamientos han hilvanado este coctel en el que las felicitaciones navideñas me llevaron a evocar unas vivencias compartidas gracias a la amistad y al afecto. Y desde entonces creo que soy un poco menos de mi terruño y un poco más de ese lugar que visité. Y viceversa.

¡Feliz Navidad!

Montsant 3

 

Montsant 5

Montsant 6

Montsant 9

Montsant 12

 

Martes, 17 Diciembre 2019 07:28

Los tres pilares del "maestro Curro"

En uno de sus últimos días como maestro, Curro les regaló a cada uno de sus alumnos una brújula, explicándoles que “esa brújula siempre te va a señalar el norte. En tu corazón tienes una brújula que siempre va a señalar el bien. Hazle caso y de esa manera vas a comprender que ayudando a los demás es como tú te lo vas a pasar bien”.

Ahora comprenderéis porqué poco después el parque de ese pequeño pueblo de Andalucía lleva el nombre del “Maestro Curro” (Francisco Enríquez Espejo). Un significativo reconocimiento con motivo de su jubilación a su labor de toda una vida.

Cuando lo supe, lo llamé y quise conversar con él:

"Voy a ir a verte para que conversemos sobre los valores de la educación. Sobre la importancia de ser integro. La importancia de educar en clase y educar con tu actitud. La importancia de inculcar bellos valores a los muchachos, desde la escuela y también desde la casa. La importancia de dar cariño. Y también la importancia del mundo rural, que te acerca a las cosas sencillas y a la naturaleza, que permite las relaciones entre las personas de una manera muy franca y muy directa…

Y también, cómo no, para mostrar que los ciudadanos comprometidos son los que ayudan a mejorar el mundo. Y qué mejor para ello que mostrar a un maestro del que la gente se siente orgullosa”.

Y Curro, entre otras cosas sorprendentes, me habló de sus tres pilares...