Haciendo pedagogía con la arquitectura del Movimiento Moderno

Querido amigo, hace unos días participé en un debate virtual con otros arquitectos y especialistas de diversos países, y uno de ellos lanzó la siguiente pregunta:

  • ¿Qué se está haciendo y qué más se debería hacer en cada ciudad para proteger sus mejores edificios de arquitectura moderna...?

Humm… en realidad se trata de un tema muy complicado porque fíjate que si la protección y el respeto de los bienes culturales, en general, ya suele dejar tanto que desear, imagina entonces la precariedad de la “nueva arquitectura” para hacer frente a los intereses inmobiliarios o a la especulación. Esa arquitectura racionalista que llegó a las ciudades a partir de los años ‘20 del siglo XX…

Por eso, en efecto, se trata de un tema muy difícil porque existe aún una escasísima valoración social respecto de la aportación de la arquitectura, y de los arquitectos, a la cultura moderna y a la configuración de las ciudades.

Y enseguida noté que las medidas que exponían los diferentes especialistas estaban muy despistadas o eran incompletas, por estar únicamente enfocadas hacia la realización por las universidades de más y más trabajos de inventario y documentación de dicho patrimonio, obviando otras facetas igual de importantes como serían:

  • De una parte, hacer pedagogía sobre la importancia de la arquitectura para el entendimiento de la cultura del siglo XX y, por ende, sobre la necesidad de conservar los mejores ejemplos locales de dicho periodo histórico. Porque, reconozcámoslo, ni los arquitectos ni sus colegios profesionales han sabido explicar hasta el momento a la sociedad que, después del siglo XIX, también se ha seguido haciendo buena arquitectura, cuyos mejores ejemplos deben ser protegidos y legados a las generaciones futuras.
  • Y de otra, ya desde una perspectiva administrativa/normativa, que se les dote de protección legal a todos los efectos. Yendo, por tanto, mucho más allá de esa simple recomendación o sugerencia de protección que se deduciría de los estudios e inventarios universitarios.

Y por eso, en relación a la necesidad de hacer pedagogía con la arquitectura, les mostré (como ahora lo hago con vosotros) la importancia de promover iniciativas, como la que en España o Portugal realiza la fundación DOCOMOMO (Documentation and Conservation of buildings, sites and neighbourhoods of the Modern Movement) que tiene como objetivo inventariar, divulgar y proteger el patrimonio arquitectónico del Movimiento Moderno como parte indispensable de nuestra cultura del siglo XX:

- han realizado un inventario de los edificios que se estimaron más representativos del periodo comprendido entre 1925 y 1965 en España y Portugal (unas 1.200 obras de inmuebles de usos diversos -industria, vivienda y equipamientos-) http://www.docomomoiberico.com/index.php?lang=es

- además, DOCOMOMO promueve la difusión de dichos valores mediante exposiciones, publicaciones y la señalización e información de dichos edificios. Constituyendo un verdadero honor para una ciudad que alguno de sus edificios hayan sido destacados por esta fundación tan prestigiosa.

Y al hilo de esto, aprovechando mi reciente visita al Santuario de la Virgen del Camino (León, España), os muestro fotografías de uno de ellos:

74DA1EFA C012 45FB B1E3 9BAE66931892

85B4AF6B A01F 4F04 A539 C6C3F753A2EC

9AF6C70D 5EEB 497A A0ED 44A8979C6CE5

Por otro lado, respecto de la necesidad de proteger legalmente dichos inmuebles, debo insistir una vez más en la conveniencia de que los inmuebles de valor cultural existentes en cada municipio, incluidos lógicamente los relativos al Movimiento Moderno, sean incluidos en el correspondiente Catálogo de Protección de Bienes Culturales. Y al respecto os invito a releer una de mis reflexiones al respecto en la que hace unos meses profundizaba al respecto: https://laciudadcomprometida.eu/la-ciudad-comprometida/13-como-abordar-la-proteccion-del-patrimonio-cultural-1

Y ya, por último, quiero aplaudir también otro tipo de iniciativas privadas que vienen a suplir carencias de las administraciones o, incluso, que vienen a enmendar, felizmente, la desidia de las administraciones… y cuya carga pedagógica también es innegable. Y me refiero, por ejemplo, a la noticia de que la Fundación Getti rehabilitará 10 edificios icónicos de la arquitectura moderna internacional, uno de los cuales se encuentra en España: EL PARANINFO DE LA UNIVERSIDAD LABORAL DE CHESTE (Valencia) https://m.revistaad.es/arquitectura/articulos/fundacion-getty-conservara-10-edificios-iconicos-y-uno-esta-espana/23477/amp?__twitter_impression=true

Se da la circunstancia de que yo estuve internado en dicho centro durante el periodo 1971/1974, becado por el estado... 

Te mando un fuerte abrazo desde Cacabelos (El Bierzo, España)

Visto 1499 veces

5 comentarios

  • Enlace al Comentario Silvia Rosa Lunes, 26 Agosto 2019 14:09 publicado por Silvia Rosa

    Una vez más, te felicito, por tan entrega a la Arquitectura y su conservación
    Mucho éxito, en tus proyectos
    Te saludo Silvia Rosa

    Reportar
  • Enlace al Comentario José y Paz Lunes, 26 Agosto 2019 15:21 publicado por José y Paz

    Nuestra aportación se centra en el concepto de repetitividad.
    La arquitectura del Movimiento Moderno es repetible si se dispone de la correspondiente documentacion técnica. El Pabellón de Mies es un buen ejemplo. A nivel del diseño industrial se puede comprender mejor. La sociedad aceptaria sin rechistar la restauración de una vasija nazarí pero no una tetera de Aldo Rossi. El carácter industrial que tiene la arquitectura moderna tercia la atención hacia el actual concepto de virtualidad. Son los documentos técnicos ligados a un contexto cultural los que tienen ese valor virtual subyacente. Este asunto complica el paralelismo de la demanda de auxilio para la conservación del MM. Parece que conservar algo repetible se aleja un poco del clásico sistema de protección objetual de los BICS. En mi primer viaje a India observé con sorpresa que los marmolistas no restauraban las celosías caladas de las mezquitas antiguas. Simplemente las rehacian ya que los oficios no habían cambiado en varios siglos. Entonces, como colaboración a la pedagogía de la conservación pensamos que debe tenerse en cuenta que quizás la conservación no debe plantearse de un modo similar al de los castillos medievales sino al reforzamiento del caracter virtual del diseño industrial. Tus vecinos Paz y José desde Sidi Ifni.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Juan Carlos Garcia DelosReyes Lunes, 26 Agosto 2019 18:26 publicado por Juan Carlos Garcia DelosReyes

    Querido Joseantonio, querida Paz: interesante reflexión la vuestra... pero surgen dos dilemas:
    - Cómo no proteger ese pabellón de Mies, u otras aportaciones del MM? Vuestros argumentos son compatibles con la protección individualizada de aquellos ejemplos que deban ser legados a las futuras generaciones.
    - Estamos haciendo suficiente esfuerzo para explicar los valores de esta arquitectura a la sociedad? La arquitectura actual y los arquitectos están suficientemente valorados?
    Un fuerte abrazo!!!!

    Reportar
  • Enlace al Comentario Paz y Jose Martes, 27 Agosto 2019 19:09 publicado por Paz y Jose

    Bueno, hablas de la pedagogía de la conservación del MM. y nosotros hemos querido empezar a rellenar conceptos de esa cultura docente que propones. Sobre la necesidad de conservar físicamente esos edificios es obvio que estamos de acuerdo. Sobre los métodos o si quieres, conceptos previos, que finalmente redunden en el objetivo de estimulación de una conciencia popular va nuestra aportación.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Juan Carlos García DelosReyes Miércoles, 28 Agosto 2019 19:39 publicado por Juan Carlos García DelosReyes

    Gracias Paz y Joseantonio por vuestra interesante reflexión , fui yo quien no la había entendido. Abrazos!

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.