Reportar comentario

Enhorabuena por este doble honor: La invitación por el CEI para compartir tus sabias experiencias y por tener la oportunidad de dar a conocer públicamente uno de los cuadernos con los que te sientes especialmente orgulloso. Me sorprende la naturalidad con la que te adentras en enfoques, experiencias, "experimentos" .. sin perder un ápice de frescura y naturalidad. A tu pregunta ya respondí. La luz ilumina y también ciega según se ubique y , dado que las ciudades crecen, creo que es muy necesario una planificación rigurosa y profesional para que ésta cumpla las funciones que le hemos asignado previamente y que bien explicas en este artículo, sin que nos ciegue.