LECCIONES DE TOLERANCIA DESDE LA RIBERA DEL GUADALQUIVIR

Escrito por

Muchas veces las ciudades tienen verdaderos tesoros que de alguna manera están ocultos a nuestros ojos porque aunque forman parte del paisaje cotidiano, ya todos olvidamos cual fue su origen y cuál es su esencia.

Y yo quisiera rescatar para todos nosotros uno de los monumentos más hermosos y una de las lecciones más emotivas… Me estoy refiriendo al monumento a LA TOLERANCIA, que está ubicado en el Muelle de La Sal, junto al río Guadalquivir, en Sevilla, pero no para destacar sus aspectos plásticos, que son inmensos, sino su mensaje de tolerancia y de concordia.

Esta escultura, obra del escultor Eduardo Chillida,  se erigió por estas fechas de abril (en 1992) a iniciativa de su ayuntamiento con la colaboración de la Junta de Andalucía y el patrocinio de la fundación AMIGOS DE SEFARAD, que lo ofreció a la ciudad en homenaje a la memora de sus antepasados y al mensaje universal de tolerancia y concordia que ellos nos brindaron.

E incluye junto a la escultura una placa en la que reza un bello y profundo poema de Elie Wiesel (que fue un poeta estadounidense de origen húngaro, superviviente de los campos de concentración nazis y premio Nobel de la Paz en 1986).

Pero antes de invitaros a ver y a leer este monumento/poema me gustaría resaltar algunas de sus lecciones tan rabiosamente actuales, que a todos nos debieran hacer meditar:

Un canto imperecedero a la tolerancia ubicado en la ribera del Guadalquivir, el gran río de Andalucía,  tierra tan orgullosa de su mestizaje cultural que aun contando con los mejores artistas y poetas, quiso elegir para contarlo a un escultor vasco, y para narrarlo a un escritor centroeuropeo. Además fue sufragado por los herederos de uno de los pueblos más castigados a lo largo de los siglos:

muelle de la sal LA TOLERANCIA

“Deteneos, hombre y mujeres que pasáis, deteneos y escuchad.

Escuchad la voz de Sevilla, voz herida y melodiosa, la de su memoria, que es también la vuestra, es judía y cristiana, musulmana y laica, joven y antigua; la humanidad entera en sus sobresaltos de luz y sombras, se recoge en esa voz para extraer del pasado fundamentos de esperanza.

Aquí como en otros sitios, se amaba y se odiaba por razones oscuras y sin razón alguna; se hacían rogativas por el sol y por la lluvia; se interpretaba la vida dando muerte, se creía ser fuerte por perseguir a los débiles, se afirmaba el honor de Dios, pero también la deshonra de los hombres.

Aquí como en otros sitios, la tolerancia se impone, y lo sabéis bien hombres y mujeres que escucháis esta voz de Sevilla. Sabéis bien que cara al destino que os es común, nada os separa. Puesto que Dios es Dios, todos sois sus hijos. A sus ojos, todos los seres valen lo mismo. La verdad que invocan no es válida si a todos no los convierte en soberanos.

Ciertamente toda la vida termina en la noche, pero iluminarla es vuestra misión.

Por la Tolerancia.”

Visto 700 veces

3 comentarios

  • Enlace al Comentario Jesús Roberto Balboa Garnica Martes, 03 Abril 2018 06:23 publicado por Jesús Roberto Balboa Garnica

    La vida siempre nos da inmensas lecciones de las más variopintas maneras, y una de ellas sin duda es la intolerancia.
    Así nos recuerda que siendo humanos nos estamos deshumanizando.
    Juan Carlos, muchas gracias por tan bella reflexión y por compartir con tus lectores ese bello poema que dice tanto con tan pocas palabras.
    Un abrazo.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Miguel Valle Tendero Viernes, 06 Abril 2018 11:01 publicado por Miguel Valle Tendero

    Muy oportuno este soplo de viento fresco sobre la tolerancia con un ejemplo tan potente de una ciudad tan universal como Sevilla. Gracias Juan Carlos

    Reportar
  • Enlace al Comentario juancarlos García de los Reyes Miércoles, 18 Abril 2018 10:04 publicado por juancarlos García de los Reyes

    Queridos amigos, paisano y muy querido Roberto Balboa, y colega, maestro e igualmente muy querido Miguel Valle: como sabéis tan importante es construir o propiciar entornos urbanos armónicos, saludables, justos y eficientes como el que las sociedades que los habitan sean de la misma manera sensibles, dialogantes, conciliadoras, integradoras... y para ello tenemos que empezar desde abajo. Creando conciencia de ciudadanía responsable y comprometida que sepa elegir muy bien a sus representantes, precisamente aquellos que alberguen los mas nobles sentimientos... y entre ellos la concordia y la tolerancia, por supuesto. Por eso LA CIUDAD COMPROMETIDA de vez en cuando habla de estas cosas tan importantes... ¡¡Un abrazo grande grande para los dos!!

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.