SOY ARQUITECTO COMO BIEN PUDE SER OTRA COSA…

Mi padre siempre nos decía que a los hijos no hay que legarles bienes, pero sí dos cosa esenciales: educación y hermanos… Y yo he tenido la inmensa fortuna de tener muchos hermanos… y muchos amigos buenos, algunos de los cuales son también hermanos, o incluso más aún. Gracias Bonifacio Nava Gómez por tus palabras:

“Quién nos iba a decir que las sonrisas en Casa Íbero –Capileira, allá por 1980- serían las primeras de las muchas que, desde entonces, has provocado en esas –y otras- tierras.

Estabas empezando apenas con tus primeros exámenes y ya se sabía –yo sabía- que mi amigo el troglodita de Al-Guadix, pequeño pueblo Granaino, medio moro medio cristiano, nos iba a legar, por esa aura de eternidad que proporciona una cueva, algo por lo que estar orgullosos por y para siempre.

Tus actos están teledirigidos por el te­són, tus retos, fines, tu MISIÓN.

Lápiz en mano y mordiéndote la len­gua ya sea para un comentario de tex­to, para un dibujo o un problema de integrales. Esos actos que te hicieron arquitecto como te podían haber he­cho otra cosa…

Luego eso lo convertiste en Humanismo y lo estás legando, a costa de tantas cosas que tú sabes… a la posteridad.

Sigue y cuenta conmigo, hermano.”

 Bonifacio Nava Gómez, Agente inmobiliario. España

 

Texto perteneciente al Prólogo de mi libro: REFLEXIONES DESDE LA CIUDAD COMPROMETIDA: LO QUE SIENTEN MIS PENSAMIENTOS. Pincha en la imágen pra descargarte gratuitamente este libro

chimenea alpujarreña

Visto 1248 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.