APORTAR SENSATEZ Y AYUDAR A SUMAR

IMG 5803 e1504646179802 644x859Los resfriados nos hacen estar groguis durante muchos días. Y ya sabéis del dicho: con medicación suelen durar una semana y sin ella apenas siete días… Así que hoy me siento como flotando porque aún lo estoy penando, aunque la parte positiva, que siempre la hay, es que podré trabajar desde mi hogar y con pocas interferencias enfrascarme en el último asunto que me han encomendado: un apasionante informe pericial a través debo armar un complejo puzle de actos administrativos que se dieron hace ya muchos años…

Ya se lo que estaréis pensando… ¿Y dónde está la diversión? Puede que diversión como tal no haya ninguna en esta tarea tan absorbente, en efecto, pero el caso es que soy bien consciente de que mi misión en este asunto (como en tantos otros) va a ser la de aportar sensatez y la de ayudar a sumar y a construir… Y es que, lamentablemente, sea por cuales quiera de los vicios de la condición humana,  lo cierto es que abundan aquellos que solo buscan restar y destruir. Por eso yo, como vosotros, soy testigo con bastante de frecuencia de asuntos, decisiones, acciones o iniciativas insensatas que solo buscan entorpecer,  restar, o destruir.

Y si además se trata de expedientes urbanísticos pues qué queréis que os diga porque siempre son sumamente complejos ya que se ven afectadas numerosas administraciones, cuyos trámites de alargan algunas veces por muchos años, y que finalmente se suelen ejecutar (construir) de manera dilatada,  y que además conforme va pasando el tiempo suelen afectar muchas personas o empresas.

aAí que, como os decía, hoy, que me encuentro rodeado de pañuelos de papel, quiero contaros a los más jóvenes que cuanto más holgada y diversa sea tu experiencia profesional mayor capacidad tendrás para desembrollar, ordenar y clarificar los asuntos complejos… Y seguramente también tendréis mayor capacidad de convencer a los demás.

Por eso, nunca agradeceré suficientemente a la vida la oportunidad que he tenido de proyectar y ejecutar más de 1.000 proyectos de todo tipo; o de planificar en más de 100 lugares, sean barrios, ciudades o territorios; trabajando para las más diversas administraciones sectoriales, para empresarios de casi cualquier actividad, o asesorando a los grupos sociales más diversos. Y casi siempre con el apoyo de numerosos especialistas que me fueron enseñando mucho. Y es que no hay nada como una vida profesional dilatada, diversa y compleja para ayudarte a mirar las cuestiones difíciles de la vida, con la oportunidad de incorporar todos los matices que cada situación deba requerir.

Así que hoy lo tengo claro, y ni el soporcillo de mi resfriado podrá hacer mella en mi voluntad,  me dedicaré a apagar un incendio administrativo (y judicial).

Visto 1144 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.