Historias del Coronavirus (13): Las lecciones del Mundo Rural Destacado

historias del coronavirus 13

Hoy he vuelto a escuchar en la radio, esperanzado, algo que ya vienen repitiendo en las últimas semanas unos y otros: Que ahora todo el mundo añora estar viviendo en una pequeña población debido a las excelencias de todo tipo que tiene el mundo rural. Y eso en sí mismo ya es una magnífica noticia.

Porque, las buenas gentes de lo que se ha venido a llamar “la España vaciada” llevan más de un año reivindicando intensamente de los poderes públicos que de una vez por todas se tomen en serio, la sangría social, cultural y ecológica que supone el despoblamiento de las pequeñas ciudades y pueblos de interior. ¿Y cuál ha sido el resultado? Un diputado en Las Cortes, algunas medidas más mediáticas que efectivas y mucha solidaridad, sobre todo mucha solidaridad… ¡Hombre, no es poco! ¡En absoluto! Aunque sí que es insuficiente para revertir ese fatal proceso que no solo se da en España.

Y, sin embargo, paradojas de la vida, ha bastado la irrupción abrupta en nuestras vidas del COVID-19, un insignificante bichito, para que, de repente, en un plis plas, aquella otra España, huérfana en tantísimos derechos, pero sin embargo plena en sus esencias y en sus virtudes, se nos presente como la solución al gravísimo problema sanitario que se nos ha venido encima.

Así que al grito de ¡¡Que viene el coronavirus!! Ahora sí que de verdad todos hemos vuelto la mirada hacia esos campos olvidados y hacia esos pueblos sin futuro, como despertando de una pesadilla, para comprender que con el éxodo de la población a las grandes ciudades no estábamos acercándonos, ni muchísimo menos, a la modernidad ni al progreso, sino más bien justo lo contrario: a un empobrecimiento colectivo en todos los órdenes.

Muchos ya juegan a adivinar en qué va a cambiar nuestra sociedad tras esta crisis descomunal. Y creo que todos nos preguntamos si verdaderamente sabremos aprender la lección… Ya veremos… Aunque más nos valdría.

Yo creo firmemente que nada como esta fatídica pandemia habría podido hacer tanto y en tan poco tiempo para que la sociedad actual comprendiese que seguramente lo más moderno, lo más progresista y lo más innovador lo tenemos en el mundo rural. Así que bienvenido sea que volvamos nuestra mirada agradecida hacia nuestros campos, nuestros bosques, nuestros pueblitos, nuestras tradiciones… Con su ritmo pausado, sus olores y sabores diferentes, su viveza y su autenticidad.

Y aunque todos sabemos que es una falacia pensar que las grandes ciudades dejarán de crecer, sin embargo, creo que va siendo hora de que todos, los ciudadanos y nuestros representantes políticos, nos tomemos mucho más en serio esta cuestión.

Los políticos arbitrando medidas efectivas para que en las comarcas de interior sus jóvenes gocen, esta vez sí, de oportunidades para desarrollarse como personas orgullosas de poder labrarse un futuro próspero.

Y nosotros, los ciudadanos, siendo mucho más generosos y aceptando con amplitud de miras los grandísimos aportes de todo tipo que el mundo rural le regala a la sociedad en su conjunto. Cuidando los bosques, labrando los campos, manteniendo las acequias ancestrales, coexistiendo con la naturaleza, manteniendo las tradiciones y la cultura…

Por eso estoy seguro de que cuando la alerta sanitaria vaya dejando paso a la normalidad tendremos una oportunidad preciosa para volver a visitar aquellos lugares de los que nosotros, o nuestros padres, partimos. Y le ofrezcamos nuestro tributo y nuestro reconocimiento.

Es más que probable que volvamos encandilados al redescubrir tesoros inimaginables: Iglesias y catedrales, pueblos colgados de las montañas, cortijadas, plazuelas, miradores, senderos, manantiales, artesanías, sabores que creíamos perdidos, una agricultura sabia, bosques y prados sorprendentes, el legado de la historia, sinfonías de geología, el sonido del viento, los cantares de las aves o la luz tenue de las estrellas…

¡En fin! Que a ver si abrimos los ojos…

(Dedicado a mis admirados amigos los periodistas Jesús Javier y Pilar Molero, autores del podscad "Todo va bien, Guadix")

Visto 1851 veces

37 comentarios

  • Enlace al Comentario María Aragón Sáez Martes, 21 Abril 2020 18:17 publicado por María Aragón Sáez

    Totalmente de acuerdo con este artículo, Juan Carlos.
    Deberíamos haber aprendido muchas cosas. Pero me temo que no las vamos a poner en práctica, los ciudadanos lo deseamos, pero los grandes poderes económicos no lo van a permitir.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Miguel Ángel Sánchez del Árbol. Martes, 21 Abril 2020 18:22 publicado por Miguel Ángel Sánchez del Árbol.

    Hermoso y oportuno escrito. No hay mucho más que añadir a tan sintético pero completo retrato de esa realidad territorial, ambiental, cultural y sensorial que muchos conocíamos y amábamos, pero ahora incluso añoramos. Enhorabuena por tu progresiva sabiduría. Un abrazo, amigo.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Silvia Silva A. Martes, 21 Abril 2020 18:25 publicado por Silvia Silva A.

    Nuevamente os felicito, ya se echaba de menos tus reflexiones, pero agradecida de saber que no soy la unica que añoro y atesoro la vida de campo.
    Bienvenido sea, que se ocupen de darle una mano a estos pueblos olvidados, que ofrecen una vida sana y tranquila.
    Un abrazo virtual
    Silvia

    Reportar
  • Enlace al Comentario Manuel Martes, 21 Abril 2020 18:36 publicado por Manuel

    Buena propuesta la que se abre en la decimotercera historia según tu perspectiva, pero yo, que me he prohibido reflexionar durante la pandemia, cuando me asomo al pensamiento no veo tan claro que aprendamos. Recordemos que tuvimos una burbuja del ladrillo de consecuencias trájicas y nos metimos en la burbuja del alquiler. Creo que existe más actitudes de huida ( ahí entraría tu historia de vuelta a los valores del campo) que meramente propositivas. También es cierto que estoy en una edad donde la capacidad de adaptación a situaciones nuevas es bastante menor que en mis años de juventud. Solo he tenido una especie de destello en estos días de cuarentena que tiene que ver con una situación , en principio ventajosa para Granada,y que está relacionada con el futuro a corto plazo del coche. Ahí lo dejo.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Enrique Tallés Martes, 21 Abril 2020 20:04 publicado por Enrique Tallés

    La dicotomía urbano/rural, también, murió!, ya se puede ser urbanita viviendo en el campo, la cuestión es articular una combinación de iniciativas que permitan poner en valor el ingente Patrimonio Natural y Cultural Interior, que reclamen servicios que estimulen y faciliten las vocaciones, mas allá de la recurrente cria de gallinas, o equivalentes, que es compatible.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Patricia Martes, 21 Abril 2020 20:54 publicado por Patricia

    Buena reflexión, lo que esperamos es que lo estructural del gobierno ponga el ojo en el campo, pero no para devastar lo ambiental sino para crear otro tipo de relación. Lo cierto es que, si cada uno no cambiamos no sirvió de nada este respiro que le dimos a la naturaleza con nuestra ausencia.
    Definitivamente, es necesario que medien cosas más importantes en nuestro breve paso por la tierra.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Juan Carlos García delosReyes Miércoles, 22 Abril 2020 05:34 publicado por Juan Carlos García delosReyes

    Querida María Aragón, tú nunca dejaste de luchar ni tan siquiera en favor de las causas difíciles o cuasimposibles... Así que quizás aprendí de tí. Yo creo que individualmente y también colectivamente vamos a aprender muchas cosas, como por ejemplo que es posible teletrabajar y vivir en entornos mucho más benignos... Exijamos a los poderes públicos que se i pliquen también en eso. ¡Un cálido abrazo bien apretadito!

    Reportar
  • Enlace al Comentario Juan Carlos García delosReyes Miércoles, 22 Abril 2020 05:40 publicado por Juan Carlos García delosReyes

    Querido amigo y colega Miguel Ángel Sánchez del Árbol. Ni imaginas la alegría de recibir tu comentario porque, aunque siempre eres sobrádamente generoso conmigo, siempre soñé que mis palabras fluyesen transmitiendo ideas y sentimientos... ambas cosas. Y creo que ese afán me lo trasmitiste tú. Que me enseñaste que escribir con rigor también podía hacerse con pasión y con sensibilidad. Si ahora te parezca sensato, sensible, oportuno y sabio me colma de alegría. ¡Un abrazo más grande que el Picón de Jeres!

    Reportar
  • Enlace al Comentario Juan Carlos García delosReyes Miércoles, 22 Abril 2020 05:42 publicado por Juan Carlos García delosReyes

    Amiga Silvia, que nos escribes puntual como siempre desde Valparaiso. TE agradezco una vez más tus comentarios que animan por su ternura a seguir escribiendo y compartiendo cosas... ¡abrazossss!

    Reportar
  • Enlace al Comentario Carmen Montoro Miércoles, 22 Abril 2020 05:47 publicado por Carmen Montoro

    Al alba...
    Escucho a Aute, me deleito con sus temas de fondo... escribo, salgo a la terraza, me quedo eclipsada viendo evolucionar el vuelo de los vencejos... y si; la luz es diferente.

    Y no solo por la ausencia de contaminación, ni por el cierre parcial del agujero de ozono en la Antártida (1/3) ni por haber descendido 1,2º C la temperatura del planeta; ni por tener niveles de dióxido de carbono de “Cuatro Décadas” atrás...

    LA LUZ ES DIFERENTE

    A mi me huele a

    OPORTUNIDAD

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.